Convulsiones, cannabis y passiflora (I)

Mi hija Mariana nació con un síndrome genético hipotónico con graves implicaciones neurológicas. Con características autistas a los nueve años dejó de caminar y comenzó a tener crisis convulsivas atípicas, trastorno de sueño y problemas para alimentarse. El neurólogo, que en ese momento era jefe de servicio de neuropsiquiatría infantil del Hospital de Niños de Córdoba le diagnosticó un síndrome neurodegenerativo posible síndrome de Rett atípico. Tomó la medicación que le prescribieron los médicos y comenzó a tener problemas serios de oclusión intestinal, pancreáticos y desconexión por lo que decidí abandonarlos.


Comenzó a tomar las microdosis de passiflora en agosto del 2014. Tres veces por día dos gotitas. Cuando comenzamos a evidenciar síntomas de crisis nerviosas le damos dos gotitas cada cinco minutos durante 45 minutos. Con decisión y Fe. Generalmente la crisis desaparece ya a la tercera toma y no llegamos a los 45 minutos. También toma microdosis para los dolores. Evidentemente es como si esa ola de energía pasara y mejora. Seguimos con el tratamiento y con mucha esperanza.

Testimonio de Cecilia, mamá de Mariana. Córdoba, abril 2015

NOTA DE YUKTI: si alguien necesita comunicarse con mamá Cecilia, nos escribe, y los vincularemos. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *