Diente de león, un yuyo fantástico

plumBuenas noticias!!

El Diente de León, según Yukti despues de leer e informarse y emitir opinion desde el corazon, por mi propio bien y el de los que me rodean

Propiedades. Maravillosa planta, comestible y a la vez curativa. Su raiz amarga se llama “radicheta” en Argentina. Toda la planta posee valiosas cualidades, tanto como alimento nutritivo y desintoxicante, como por ser un medicamento hepático y digestivo. Su composición química es muy compleja: contiene alto porcentaje de sales de potasio, saponinas, un principio amargo, aceites y un alcaloide llamado taraxina. Es planta muy común en terrenos baldíos y jardines. Sus propiedades curativas son muchas.

En primer lugar, el Diente de león es uno de los mejores estimulantes de las funciones hepáticas, tomado como tisana y también comido crudo en ensaladas. Tiene acción laxante suave; neutraliza la acidez estomacal; es depurativo, desintoxicante y diurético; aumenta el caudal de la bilis; previene contra cálculos de la vesícula biliar; reduce la glucosa en la sangre, lo que coadyuva en el tratamiento de la diabetes. Se lo aconseja contra las hemorroides y también contra la anemia, la inapetencia y el estrés nervioso. Es una de las plantas medicinales más recomendada para tratar problemas digestivos y hepáticos.

Estudios recientes han recomendado al Diente de león también para bajar de peso, dado que tiene actividad diurética. Y también contra los disturbios premenstruales. Asimismo se lo aconseja contra la presión sanguínea alta, la congestión por insuficiencia cardíaca congestiva, y también para tratar la artritis, dado que al parecer también posee actividad antiinflamatoria.

Su elevado contenido de vitaminas A y C, además de potasio, lo hacen recomendable como antioxidante y para la prevención contra el cáncer. Estudios realizados en Japón afirman que posee actividad antitumoral. Por otra parte, que es activo contra varias especies de hongos y bacterias.

Preparación y Uso. Se preparará un cocimiento con dos o tres puñados grandes* de hojas previamente desecadas para una taza de agua. Dicha decocción debe durar unos cinco o diez minutos. Se tomará de dos a tres tazas calientes por día, siempre después de las comidas.

Siempre es posible comerlo crudo, en ensaladas. Su sabor es amargo, cualidad que en realidad es muy benigna para la salud, compartida por otras hierbas sacras como la carqueja o las hojas de alcachofa. No se debe agregarle azúcar, sino acostumbrarse a su sabor natural. Sus raíces (radicheta), desecadas a la sombra y luego molidas y tostadas en sartén o plancha metálica, son un buen sucedáneo del café, sin las contraindicaciones de este último. También pueden comerse bien cocidas, en hervor, hasta que se hallen reblandecidas. Son sabrosas acompañadas de jugo de limón.

Fuente:
Hierbas y plantas curativas. por Jorge Fernández Chiti

*Equivalencia: 2 o 3 cucharadas soperas en una taza y media de agua.

Otras Notas sobre Diente de león
http://www.herbotecnia.com.ar/exo-dentdelion.html
http://www.botanical-online.com/medicinalstaraxacumcastella.htm
http://www.yukti.com.ar

Un pensamiento en “Diente de león, un yuyo fantástico

  • 17 julio, 2017 en 00:27
    Enlace permanente

    Me encantó el curso de hoy.aprendi mucho y destacó la cordialidad y energía positiva del grupo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *